Desde la madrugada, se comenzaron a encender los focos de alerta en el mundo interconectado de los mercados y las monedas. La bolsa de Shanghái cerró con una caída de 8.49 por ciento que sumado con lo que lleva de pérdidas desde junio pasado, llega ya a 30 por ciento. China la segunda economía del mundo es un gran comprador de materias primas, al devaluar su moneda busca tener ventajas al exportar pero dejó de comprar las grandes cantidades de acero, aluminio, cobre, petróleo con lo que los precios de la materias primas se fueron en picada.

 Los inversionistas sacan su dinero de acciones, bonos o papeles de deuda porque prefieren tener liquidez ante la inminente alza de tazas en los Estados Unidos y voltean a otras inversiones. De Shangai el lunes negro se contagió a Europa que cerró con sus peores números desde el 2008. De ahí a Nueva York México y America Latina.



 Este lunes el Banco de México subastó en dos ocasiones, primero 200 millones de dólares, para una oferta de 684 millones de dólares, no alcanzó para todos. Sin embargo del dólar se disparó hasta los 17.52 pesos al menudeo. Si la barrera sicológica de los 17 pesos se veía lejana, ahora los 18 pesos están cerca.

El precio del petróleo nunca tan bajo como hoy, el crudo de exportación en 36.24 dólares. El crudo a futuro en Nueva York en 38.68 dólares, su nivel mas bajo en seis años.



Peso, bolsas y petróleo bajo presión. Hoy la recomendación es no contraer deudas a futuro, y tratar de limpiar las actuales. El costo del dinero se encarece ante el inminente aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos. Aunque la recomendación es no comprar dólares, veo un reporte de analistas de Banamex en el que el Franco Suizo dio en un año un rendimiento de 21 por ciento, el dólar spot 15 por ciento, la onza troy de oro tuvo un regreso de 12 por ciento y el centenario apenas dos por ciento en un año. Los pagarés, Cetes, Udibonos y demás instrumentos de inversión, quedaron por debajo de la inflación, tuvieron un retorno entre uno y tres por ciento.

¿Que es lo que sigue? Difícil de pronosticar, hoy el efecto domino que comenzó en la bella ciudad de Shangai, junto al río Perla, llegó hasta la glorieta de la Palma en Reforma, y se contagió a Brasil, que tiene una contracción del producto interno bruto. Los comerciantes están en la encrucijada de terminar inventarios importados a otro tipo de cambio menor de los 16 pesos, hoy deben comprar sus mercancías por encima de los 17 pesos. Lo más fácil es pasar los aumentos al consumidor, pero si el artículo no es indispensable como el pollo, la leche, la carne frutas y verduras, lo más seguro es que no tenga demanda y se quedará con su deuda y su artículo importado.



Pero no todo está en una turbulencia, la inflación está controlada y no se ha ido de las manos. El INEGI reportó hoy un aumento de apenas el 0.12 por ciento para un acumulado de 2.64 por ciento, cuando faltan poco más de cuatro meses para terminar el año. Lo que más aumentó el limón y la uva, por el 15 por ciento, la carne de res, restaurantes y colegiaturas de prepas y universidades. Lo que más baja, tomate verde, aguacate, cebolla, jitomate, pollo, y boletos de avión y paquetes turísticos. La inflación sigue anclada en la meta del 3 por ciento.

1 comentarios :

  1. ¡Muy buen analisis Arturo!
    Eva Usi, Alemania.

    ResponderEliminar